Blog

Psicología al volante

Durante estos días de verano, seguro que somos muchos los que hacemos un uso más frecuente del coches, y es por eso por lo que desde Neurosoma Centro de Psicología Andújar, nos gustaría rescatar esta entrevista de la Cadena Ser de Andújar.

Y es que, una vez cerramos las puertas de nuestro coche y encendemos el contacto, poco a poco conforme pasan los minutos, nuestro carácter va cambiando volviéndose más irascible. Pero ¿Por qué? Seguro que si somos capaces de entender lo que le pasa a nuestro cerebro en ese momento, seremos capaces de controlar de manera más eficaz el temperamento que no nos permite disfrutar no solo del viaje, sino del camino.

Recuerda que:

  • Una conducta agresiva al volante se traduce en una mayor competitividad y a su vez aumenta el riesgo de provocar un accidente.
  • Una persona inmadura tiende a generar más conductas de riesgo.
  • Algunos fármacos pueden afectar a la atención y vigilancia que la carretera merece.
  • Al introducirnos en un vehículo somos victimas de un efecto de desindividualización haciéndonos sentir protegido por el anonimato que nos aporta el propio vehículo invitándonos a no medir bien los riesgos.
  • El poder de la situación nos hace comportarnos como los demás esperan que nos comportemos (Experimento de la Universidad de Stanford).

Si vas a viajar este verano disfruta, a la vuelta estaremos esperándote.

 

 

 

 

 

Neurosoma Centro de Psicología y Neuropsicología de la educación.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button