Terapias

Infantil y Adolescentes - Dificultades en el aprendizaje

Las Dificultades del Aprendizaje (DA) hace referencia a un grupo bastante heterogéneo de trastornos  que afectan al aprendizaje, y se manifiestan por dificultades importantes a la hora de hablar, leer, razonar, escribir, o comprender las matemáticas y aritmética.

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectoescritura, de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún problema físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen parece derivar de una alteración del neurodesarrollo.

El niño/a disléxico debe poner tanto esfuerzo en las tareas de lectoescritura que tiende a fatigarse, a perder la concentración, a distraerse y a rechazar este tipo de tareas. En la mayoría de las ocasiones se suele interpretar esta conducta como desinterés y se tiene a presionar al niño para conseguir mayor esfuerzo.

La dislexia es mucho más que tener dificultades en la lectura y en la escritura, ya que existen problemas de comprensión, de memoria a corto plazo, de acceso al léxico, confusión entre la derecha y la izquierda, dificultades en las nociones espacio-temporales, etc. Debemos tener en cuenta que no existen dos disléxicos idénticos y por tanto cada caso es único y no tiene por qué presentar la totalidad de los síntomas.

La disgrafía es un trastorno del aprendizaje consistente en ciertas dificultades de coordinación de los músculos de la mano y el brazo, lo que impide a los niños afectados dominar y dirigir el instrumento de escritura (lápiz, bolígrafo, rotulador…) de la forma adecuada para escribir de forma legible y ordenada. Por lo tanto, puede definirse como un trastorno específico de la escritura que impide escribir correctamente.

Es una dificultad del aprendizaje específica de las matemáticas, independientemente del nivel mental, de los métodos pedagógicos empleados, y de las perturbaciones afectivas que se observan en algunos niños: dificultad de integración de los símbolos numéricos en su correspondencia con las cantidades reales de objetos.

Es el equivalente a la dislexia, pero en lugar de referirse a la lectoescritura, se refiere a la comprensión y realización del cálculo matemático.

Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia, que indica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad. Afecta a más del 5% de niños en el mundo y a más del 6% de los niños en España. Es más frecuente en niños que en niñas, por cada 2 niños que lo padecen, hay una niña.

Tiene 3 síntomas nucleares: falta de atención, hiperactividad e impulsividad; que se manifiestan en mayor o en menor grado en función del subtipo.

No todos los niños de la misma edad tienen la misma capacidad para aprender. Algunos tienen necesidades educativas especiales porque tienen unas dificultades de aprendizaje concretas.

Otros, en cambio, tienen una capacidad intelectual superior. Esta mayor capacidad les confiere unas características diferentes al resto de los niños de su edad y, por tanto, unas necesidades educativas también especiales; y es que el porcentaje de alumnos con altas capacidades ronda del 2 al 5%. La atención e identificación temprana de esta situación es básica, ya que muchos de estos niños no son atendidos y enseñados de la manera que necesitan; encontrándonos con casos de niños disruptivos e incluso con fracaso escolar.